I, 8.3.4 - La Literatura Comparada es una invención europea, una construcción nacionalista y una interpretación etic de la literatura


Crítica de la Razón Literaria
El Materialismo Filosófico como Teoría de la Literatura

Jesús G. Maestro
______________________________________________________________________________________________________________________

Índices







La Literatura Comparada es una invención europea, una construcción nacionalista y una interpretación etic de la literatura

Referencia I, 8.3.4


Estimular el estudio de una literatura a la que se le reconoce un valor intrínseco modesto, solo porque esa literatura inculca los errores más serios acerca de los temas más importantes, es un camino difícilmente reconciliable con la razón, con la moralidad, o incluso con la neutralidad que, estaremos todos de acuerdo, debería preservarse de manera sagrada. Se declara que una lengua está desprovista de conocimientos útiles. Tenemos que enseñarla porque es fértil en supersticiones monstruosas. Tenemos que enseñar una historia falsa, una astronomía falsa [...]. Yo detendría en seguida la impresión de libros árabes y sánscritos, aboliría la Madraza y el colegio Sánscrito de Calcuta.
Acta dirigida por Macaulay a Lord Bentinck,
Gobernador Central de la India, el 2 de febrero de 1835.
  
Sea como sea, acierte la predicción más apocalíptica o la cautela expectante, lo que se ha dado en llamar posmodernidad consagra, por un lado, el predominio del eclecticismo y, por otro, el regreso a fórmulas de apelación sentimental a menudo casi pueriles. Bajo ese nuevo prestigio de las líneas curvas, los tonos pastel, las luces difusas y la decoración nutrida y armoniosa, han vuelto a encontrar acomodo emociones plásticas o literarias que pudieron creerse decimonónicas y románticas y se han conjuntado en curiosa promiscuidad las preferencias estéticas más dispares; el modern-style junto al art-decó, la insolencia del naïf junto a la unción de lo nazareno y lo prerrafaelista, las líneas rectas de lo neoclásico y la inmediatez de la action-painting, la sequedad literaria del dirty-realism y la expresividad corazonal que se acoge al término de “la otra sentimentalidad”... La facilidad con que se transita de una parte a otra de este bazar de la nueva estética se ha reflejado, sin duda, en una crítica que —como el nuevo pensamiento italiano— resulta ser una crítica débil: exégesis de comentario o de coincidencia que renuncia, de antemano, a otra vía que no sea la estricta paralela o la concéntrica al texto que afronta.
José Carlos Mainer, Historia, literatura, sociedad (1988: 27-28).


CC0 1.0
La triple afirmación que sirve de título a este epígrafe puede resultar sorprendente, sobre todo para un lector acrítico que haya crecido bajo la retórica de una posmodernidad que deprecia las invenciones europeas frente a las formas de vida indigenista, que asocia emotivamente la idea de una Literatura Comparada al proyecto idealista e imposible de una Humanidad unida y solidaria, y que pretenda ignorar el hecho innegable de que toda cultura interpreta las culturas ajenas desde una perspectiva etic, esto es, “desde fuera”, y nunca desde una perspectiva emic, es decir, “desde dentro”. Aquí voy a sostener y a justificar precisamente lo contrario a estas tres creencias, psicologistas y tropológicas: porque la Literatura Comparada es, en primer lugar, una construcción europea, y porque desde el racionalismo crítico y científico europeo fue exportada como modelo de interpretación literaria y cultural al resto del mundo; porque, en segundo lugar, el proyecto comparatista nace, crece y se desarrolla en paralelo a la expansión nacionalista de determinadas sociedades políticas que, en el marco de una nación organizada como Estado, potencian académicamente los estudios de Literatura Comparada con objeto de examinar, desde tales criterios comparativos y relativos[1], las relaciones que frente a la propia literatura y a la propia cultura pueden darse y establecerse respecto a otras literaturas y culturas; y, en tercer lugar, porque —como sostengo a lo largo de este libro— la Literatura Comparada es una interpretación etic de otras literaturas, o literaturas foráneas, interpretación construida “desde el exterior” de esas culturas, que se analizan como ajenas a la perspectiva primigenia o emic del comparatista en tanto que sujeto operatorio.







Nota

[1] Relativo en tanto que guarda relación con otros términos. No hago aquí referencia a ninguna relatividad que se defina por su contraposición a valores absolutos.




Referencia bibliográfica de esta entrada


  • MAESTRO, Jesús G. (2004-2015), «La Literatura Comparada es una invención europea, una construcción nacionalista y una interpretación etic de la literatura», Crítica de la Razón Literaria. El Materialismo Filosófico como Teoría de la Literatura, Vigo, Editorial Academia del Hispanismo (I, 8.3.4), edición digital en <http://goo.gl/CrWWpK> (01.12.2015).


Bibliografía completa de la Crítica de la Razón Literaria





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...