III, 4.3.1.6 - Crítica a la Idea de Influencia en Jauss



Crítica de la Razón Literaria
El Materialismo Filosófico como Teoría de la Literatura

Jesús G. Maestro
______________________________________________________________________________________________________________________

Índices







Crítica a la Idea de Influencia en Jauss

Referencia III, 4.3.1.6




CC0 1.0 Licencia universal de dominio público
En la sexta de sus tesis, Jauss llega a proponer la constitución de complejos paradigmas literarios que hagan posible la interpretación histórica de las obras de arte atendiendo sincrónicamente a los valores estéticos de su recepción. El modelo más afín que cabe identificar en esta propuesta de Jauss es, aparte del referente de la Lingüística sincrónica, la teoría de los paradigmas científicos de Kuhn.

Ha de ser posible hacer un corte sincrónico a través de un momento de la evolución, dividir la heterogénea multiplicidad de las obras contemporáneas en estructuras equivalentes, antitéticas y jerárquicas y, de esta manera, descubrir un vasto sistema de relaciones en la literatura de un momento histórico (Jauss, 1967/2000: 181).

Es como si Jauss tratara ahora de “detener” el relativismo histórico inherente a la hermenéutica gadameriana que ha adoptado previamente[1]. Sin embargo, lejos de superar el relativismo, el intérprete jaussiano se ve confinado y confirmado en él, porque, según tales tesis, la “verdad” de la interpretación literaria siempre será una verdad histórica, cuyos límites sólo son aceptables dentro de un momento o período histórico particular e irrepetible, fuera del cual tales verdades se desvanecen.

Sorprendentemente, la propuesta de Jauss va aún mucho más lejos, al pretender fundamentar en los postulados de esta sexta tesis —los cortes sincrónicos en la evolución diacrónica— nada menos que una nueva concepción de la Historia de la Literatura. Aquí reside, esencialmente, el germen de su desafío o provocación.

De ahí podrá deducirse el principio de exposición de una nueva historia de la literatura mediante la realización de nuevos cortes en un antes y un después diacrónicos que articulen históricamente el cambio de estructura literaria en sus momentos trascendentales (Jauss, 1967/2000: 181).

Para responder a la pregunta de qué ha sido de esta nueva concepción de la historia literaria, apenas cuarenta años después, basta mirar a nuestro alrededor. El modelo sincrónico que, en el seno de la diacronía de la estética literaria, propone Jauss, es, ciertamente, una propuesta operativa sólo en su sentido más idealista. En primer lugar, porque el público presente en cada uno de esos cortes sincrónicos no será nunca un público uniforme, ni objetivable según parámetros uniformes. La sociología literaria desbordará constantemente cada corte sincrónico dado en su evolución, pese al monismo estético que idealmente trata de sobreponer Jauss a cada una de estas incisiones contextuales[2].

Con todo, en su configuración de los sistemas sincrónicos de interpretación literaria, construidos mediante cortes ejecutados sobre la diacronía de sucesos históricos, Jauss rechazará tanto la ontología univocista (todo está relacionado con un todo monista) del modelo histórico hegeliano (1837) como la ontología equivocista (nada está relacionado con nada) afín a la idea de la Historia sostenida por autores como Focillon (1948) o Kubler (1962), según los cuales los hechos tienen lugar en virtud de una serie de leyes particulares y exclusivas de cada hecho en sí (special history). En este punto Jauss optará por una “crítica de influencias” articulada en symploké (unas obras literarias están relacionadas con otras, pero no con todas), visible en los cortes sincrónicos que pueden establecerse estéticamente a través y a lo largo de los procesos históricos. De aquí arranca también su idea nuclear acerca de los géneros literarios, como veremos más adelante. Jauss insiste una y otra vez en

hacer visibles la necesidad y la posibilidad de descubrir la dimensión histórica de las manifestaciones literarias en cortes sincrónicos […]. La historicidad de la literatura se manifiesta  precisamente en los puntos de intersección entre diacronía y sincronía (Jauss, 1967/2000: 183).

La crítica de influencias que propone Jauss como procedimiento de interpretación histórica y sistemática de la literatura coincide de pleno con la ontología dialéctica, dada en symploké, del Materialismo Filosófico como Teoría de la Literatura, pero difiere de ella cuantitativamente en su aplicación metodológica, que en la teoría de la estética de la recepción jaussiana se limita a un único material literario —el lector—, mientras que en el Materialismo Filosófico como Teoría de la Literatura se extiende a los cuatro materiales literarios efectivamente existentes —autor, obra, lector e intérprete o transductor—, dando lugar, como se verá a la hora de exponer la idea y concepto de Literatura Comparada en Jauss, a un modelo de dieciséis tipos posibles de interpretación comparatista. La crítica de influencias es una noción genuina y fundamental en el campo de la Literatura Comparada, y su análisis resulta indisociable de esta última disciplina.

Ahora bien, ¿qué entiende Jauss por “influencia” y cómo este concepto está delimitado en su pensamiento literario? Para Jauss la influencia literaria no es la influencia que una obra ejerce sobre otra obra, algo que interesaría más a un positivista histórico. Ni siquiera es la influencia de una obra en un lector o conjunto de lectores, lo que a primera vista pudiera parecer que en efecto interesa a la teoría de la recepción jaussiana. No. Para Jauss la influencia literaria es la historia de la influencia de las obras literarias, es decir, la historia sincronizada de los efectos y consecuencias estéticas de una o varias obras de arte.

Lo que “surgió del acontecimiento” y lo que, desde la actual posición, constituye el conjunto de la literatura como prehistoria de su manifestación presente (Jauss, 1967/2000: 185).

Con todo, la idea jaussiana de influencia literaria está determinada por su oposición a la doxografía del positivismo histórico, merced a la impronta metodológica de la Lingüística sincrónica, y a su afán de superar el principio de “evolución literaria” propuesto por las poéticas formales. Volveré sobre estas nociones al exponer las ideas de Jauss sobre la Literatura Comparada.







Notas

[1] Jauss busca ahora los apoyos de la Lingüística sincrónica, “ya que también la literatura posee una especie de gramática o sintaxis con relaciones relativamente fijas” (Jauss, 1967/2000: 184).

[2] “Esa multiplicidad de las manifestaciones literarias (desde el punto de vista de la estética de la recepción) vuelve a constituir para el público —que las percibe como obras de su actualidad y las relaciona unas con otras— la unidad de un horizonte común y fundador de significado, de expectativas, recuerdos y anticipaciones literarias” (Jauss, 1967/2000: 184). Nada más lejos del mundo contemporáneo que la “unidad de un horizonte común y fundador de significado”, en plena época fragmentarista, deconstructivista y de triunfo plenipotenciario del “pensiero debole” (excepto por lo que se refiere al Islam, el Vaticano y el judaísmo ortodoxo). Por lo demás, nada más light y huero que el supuesto pensamiento laico.






Referencia bibliográfica de esta entrada


  • MAESTRO, Jesús G. (2004-2015), «Crítica a la Idea de Influencia en Jauss», Crítica de la Razón Literaria. El Materialismo Filosófico como Teoría de la Literatura, Vigo, Editorial Academia del Hispanismo (III, 4.3.1.6), edición digital en <http://goo.gl/CrWWpK> (01.12.2015).


Bibliografía completa de la Crítica de la Razón Literaria




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...