III, 4.3.1.1 - Crítica a la Idea de Texto en Jauss



Crítica de la Razón Literaria
El Materialismo Filosófico como Teoría de la Literatura

Jesús G. Maestro
______________________________________________________________________________________________________________________

Índices







Crítica a la Idea de Texto en Jauss

Referencia III, 4.3.1.1




CC0 1.0 Licencia universal de dominio público
En la primera de sus tesis, Jauss trata de superar el positivismo histórico y de “fundamentar la estética tradicional de la producción y de la presentación en una estética de recepción y los efectos” (Jauss, 1967/2000: 160). Pero lo más importante de esta pretensión suya no es la pretensión en sí, sino los términos y referentes que conceptualiza, y sobre todo el modo en que los conceptualiza, para llevarla a cabo. Porque para lograr su objetivo, y hacer soluble la literatura en la conciencia del lector, Jauss ha de destruir antes el texto literario:

La obra literaria no es un objeto existente para sí que ofrezca a cada observador el mismo aspecto en cualquier momento (Jauss, 1967/2000: 161).

Semejante concepción de texto es absolutamente destructivista (o deconstructivista, como quiera llamarse, usando el galicismo a Derrida debido).

¿Qué es el texto para Jauss? Es un fenómeno, es decir, algo que cambia según la conciencia del receptor que lo perciba. Digámoslo de otro modo: algo perceptible sólo en su apariencia, en sus accidentes, en su fenomenología. Porque su esencia es históricamente inaprensible (la Historia no es un lugar seguro para tomar en ella posiciones interpretativas firmes), gnoseológicamente incognoscible (no hay formas solventes que hagan presente y presenciable la materia genuina de la literatura), y epistemológicamente ilegible (el sujeto no llega al noúmeno del objeto literario). La hermenéutica de Gadamer, la “huella” de Derrida y la epistemología de Heidegger están, respectivamente, detrás de cada una de estas tres negaciones, limitaciones, o simplemente desenlaces nihilistas, de la interpretación literaria desde la que Jauss actúa.

El Materialismo Filosófico como Teoría de la Literatura distingue en el eje semántico del espacio gnoseológico tres sectores, que permiten identificar los referentes físicos de la literatura (el texto, determinado por la Ecdótica y la Filología, principalmente), los fenómenos psicológicos que provoca la recepción literaria (la experiencia psíquica de lo que la literatura es en la mente de cada lector, su apariencia, su representación poética, imaginaria, sociológica, mítica incluso), y las esencias o conceptos lógicos sobre los que se fundamenta su interpretación (el examen científico y crítico de la obra literaria como sistema racional y lógico de Ideas objetivadas formalmente en los materiales literarios). Jauss, por su parte, pulveriza la literatura como realidad física, es decir, destruye el texto como referente sólido (el texto no existe en realidad, no existe en sí), y lo reduce a una apariencia variable (en la Historia y en la Sociedad) según la mente de cada lector, el cual, a su vez, actúa elementalmente como un receptor, más que como un intérprete, cuyo examen de la literatura se limita a la valoración estética de una apariencia fenomenológica[1]. El receptor del que habla Jauss es un lector que únicamente ve el texto como fenómeno, es decir, que sólo percibe la apariencia de la obra literaria que su conciencia subjetiva es capaz de reproducir a partir de determinadas condiciones dadas en la realidad del Mundo Interpretado (Mi).

Pero el texto literario no es una apariencia, sino una realidad, es decir, más precisamente, un material literario que ha sido dispuesto objetivamente por la Filología y la Ecdótica (esto es, por transductores o intérpretes cualificados), entre otras disciplinas literarias, cuando no de forma definitiva por su propio autor, y de ninguna manera puede considerarse o manipularse como un ilusionismo o un producto meramente fenomenológico a merced de las percepciones históricas, sociales o psíquicas. Una apariencia es la presentación de un referente percibido, o considerado en su percepción, como diferente del objeto correspondiente, en la medida en que obstaculiza el conocimiento de ese objeto o referente, en nuestro caso, la literatura. El texto es una verdad literaria, y no una de sus apariencias. Porque al texto hay que examinarlo en la lógica de una interpretación normativa, trascendente al yo del individuo y su conciencia, y no en la psicología de una interpretación subjetiva, determinada por el egoísmo o el autologismo de un sujeto particular. El texto es una construcción ontológica, un material literario formalmente objetivo, como lo son, a distinta escala, el autor, el lector y el intérprete o transductor. De ninguna manera se puede postular la fenomenología del texto literario derogando, ilusoria o epistemológicamente, la realidad de su fisicalismo, es decir, de su materialidad primogenérica (M1), reconocida en la Ecdótica y la Filología[2].

Jauss, al más puro estilo derrideano o barthesiano, destruye imaginariamente, tropológicamente, los hechos y materiales literarios, y concibe el texto como una creación fenomenológica dada en la conciencia particular de cada lector individual. La literatura se convierte así en un texto diferente en la mente de cada lector, del mismo modo que toda interpretación literaria se desarrollará libérrimamente como una suerte de autologismo cuyas únicas normas serán las de la psicología individual. Jauss es, en este punto, el Lutero de la teoría literaria contemporánea.






Notas

[1] Utilizo aquí el término fenómeno en su sentido platónico o gnoseológico, y original, no kantiano o epistemológico, es decir, hablo de fenómeno como sinónimo de “apariencia”, y por lo tanto opuesto a realidad esencial, en ningún caso como algo existente apriorística y acríticamente, dado en la conciencia, y opuesto a una realidad ignota (noúmeno).

[2] Sobre los géneros de materialidad literaria (M1, M2 y M3), vid. el segundo vol. de mi obra Crítica de la Razón Literaria (¿Qué es la  literatura?, 2009; primera edición de 2007). Y por supuesto vid. Bueno (1972).






Referencia bibliográfica de esta entrada


  • MAESTRO, Jesús G. (2004-2015), «Crítica a la Idea de Texto en Jauss», Crítica de la Razón Literaria. El Materialismo Filosófico como Teoría de la Literatura, Vigo, Editorial Academia del Hispanismo (III, 4.3.1.1), edición digital en <http://goo.gl/CrWWpK> (01.12.2015).


Bibliografía completa de la Crítica de la Razón Literaria




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...