III, 3.3.1 - ¿Crítica literaria o frivolidad posmoderna?


Crítica de la Razón Literaria
El Materialismo Filosófico como Teoría de la Literatura

Jesús G. Maestro
______________________________________________________________________________________________________________________

Índices







¿Crítica literaria o frivolidad posmoderna?

Referencia III, 3.3.1





CC BY - Cocayhi - Tres pasillos con un mismo fin - 2.0 Generic (CC BY-SA 2.0)
Miller inicia su argumentación con una declaración que, o bien es una broma que no que no será necesario explicar, o bien es una forma particular y nada útil de ejercer la interpretación literaria. Miller escribe:

Mi objetivo en esta conferencia es, por medio de la ciencia que llaman tropelía, presentar El coloquio de los perros como narrativa posmoderna, si es que esto existe. ¿Por qué querría hacer esto? Por una parte porque quiero manifestar mis dudas acerca de la utilidad del término “posmoderno”, cuando se aplica a narraciones, más allá de su función como designación puramente cronológica. Por otra parte porque mi visión de El coloquio de los perros es, después de todo, la de una persona posmoderna, si es que esto existe. O más bien, a decir verdad, me considero a mí mismo como una persona post-posmoderna, una persona de la época de la globalización, del terror universal, y del ciberespacio, del tiempo de las telecomunicaciones. Ya no somos posmodernos. Como persona post-posmoderna, es probable que encuentre aspectos en los que este gran relato breve de Cervantes se adecua a mi propio tiempo y a mis suposiciones sobre narrativa (33-34).

Fíjese el lector en el “sentido del humor” de Miller: va a justificar que El coloquio de los perros es una novela posmoderna, “si es que esto existe”, él, que duda de la “utilidad del término posmoderno”, y que se considera “una persona posmoderna”, “si es que esto existe”, aunque una línea más abajo resulta que se considera “a sí mismo”, que conste, “una persona post-posmoderna”, para añadir dos líneas después que “ya no somos posmodernos”, etc... Admirable el trabalenguas. ¿Y el rigor académico? Imagínese el lector que ha de visitar al médico aquejado de una dolencia cardiaca, y que el facultativo le dice que la Medicina, “si es que esto existe”, es posmoderna, o post-posmoderna, “si es que esto existe”, y que el corazón —de cuya existencia no sabemos si el médico, aquejado de posmodernidad, dudará o no—, también lo es, o quizás no, etc... Evidentemente, si fuéramos ese paciente, cambiaríamos de médico. La Medicina no puede permitirse argumentar ni combatir con tonterías lo que las enfermedades son. Y yo, modestamente, me pregunto, por qué se admite que la crítica y la teoría de la literatura sí puedan hacerlo a la hora de interpretar lo que la literatura es.

No se puede dudar indefinidamente de todo, y afirmar, aparentando inteligencia, que es de personas sensatas ser escéptico, nihilista o relativista. La duda ha de detenerse ante las verdades axiomáticas, evidentes, científicas, categoriales. Los límites de la duda cartesiana fueron los límites exigidos por las verdades matemáticas.

Solo quien no se toma en serio lo que hace, y está además exento de toda responsabilidad y consecuencia, puede jugar y frivolizar libérrimamente con las verdades de la ciencia. El sofista puede permitirse jugar con las palabras; el Médico, no.






Referencia bibliográfica de esta entrada


  • MAESTRO, Jesús G. (2004-2015), «¿Crítica literaria o frivolidad posmoderna?», Crítica de la Razón Literaria. El Materialismo Filosófico como Teoría de la Literatura, Vigo, Editorial Academia del Hispanismo (III, 3.3.1), edición digital en <http://goo.gl/CrWWpK> (01.12.2015).


Bibliografía completa de la Crítica de la Razón Literaria





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...