II, 5.8.3 - Dialéctica Política en el Quijote



Crítica de la Razón Literaria
El Materialismo Filosófico como Teoría de la Literatura

Jesús G. Maestro
______________________________________________________________________________________________________________________

Índices

Índice general    ·    Índice sintético    ·    Índice analítico






Guerra y Paz en el Quijote.
El antierasmismo de Cervantes




Dialéctica Política en el Quijote

Referencia II, 5.8.3



Quien analiza la aparición de los representantes de las minorías en Cervantes está siempre abocado a la aporía. Haya, desde el principio, una cosa clara: no existe en Cervantes un discurso explícito acerca de las minorías.
Georges Güntert (2007: 185).


Doré, don Quijote cortesano
En este apartado voy a examinar, siguiendo la teoría de los géneros literarios elaborada desde el Materialismo Filosófico, una serie de cuestiones relativas a la symploké política objetivada formalmente en el Quijote. Concretamente, me referiré a la dialéctica que, desde el punto de vista de la política de su tiempo, expresa Cervantes en esta novela.

En primer lugar, ha de partirse de una idea definida de Política, como conjunto o combinación abierta —que no sistema cerrado— de Ideas complejas (Derecho, Ética, Moral, Economía, Deporte, Educación científica, Paz, Guerra, Justicia, Ley, Libertad...), desde las cuales, desde cuya realidad lógico-material y lógico-formal, se organiza la vida de los individuos en la estructura de la vida social de un Estado, que siempre tenderá a la eutaxia, o perfecta relación entre sus distintas partes constitutivas y constituyentes. La Política queda así configurada como aquella symploké de ideas que dispone la forma de vida del individuo en el seno de la vida social y material del Estado, por relación a una serie de hechos que son constitutivos del uno y del otro, y constituyentes, además, desde ellos, de toda una sociedad estatal. Este conjunto de relaciones y combinaciones (lógico-materiales) entre el individuo y la sociedad estatal constituye lo que denominamos Política. En toda sociedad política real y efectiva, esto es, no utópica ni idealista, estas relaciones entre el individuo, los gremios sociales y el Estado, son relaciones dialécticas y críticas, es decir, no armónicas ni pacíficas.

Ahora bien, en segundo lugar, la crítica política y las dialécticas sociales del Quijote pueden explicarse de muchas formas. Contemporáneamente, la posmodernidad ha optado por monopolizar esta interpretación desde códigos ideológicos adheridos a palabras clave, tales como “mujer”, “identidad”, “minoría”, “género”, “relativismo”, “indigenismo”, “otredad”, “cultura”, etc... Se incurre así en una reducción de la Política a la Ideología, de modo que, in extremis, “todo es ideología”, como si no hubiera nada más allá de la “ideología”, y como si nada fuera capaz de explicar lo que una ideología es. Se trata de discursos que niegan la posibilidad de examinar científicamente el origen, organización y destino de unas y otras ideologías. 

Para los posmodernos, la Ideología —cualquier ideología— es superior a la Ciencia, de modo que es la ideología la que explica la ciencia, y no al revés. Desde el punto de vista del Materialismo Filosófico, semejantes fórmulas son puras aberraciones. La Medicina no puede ejercerse desde una “ideología”, aunque la Iglesia católica se oponga a la investigación con células-madre. Ni la Astrofísica ni la Química pueden someterse a las supersticiones de la cultura celta, azteca o mesopotámica. La Lingüística no es la lingüística del náhuatl, porque esta última lengua no agota la realidad de la ciencia que la explica como lengua. 

Este tipo de estudios posmodernos se orientan a reducir las ideas objetivas a fenómenos subjetivos. Incurren constantemente en psicologismo y sociologismo, otorgando un libérrimo ilusionismo al yo (autologismo) y al nosotros (dialogismo). A su vez, examinan las culturas como partes aisladas del todo al que pertenecen, y al margen del cual no pueden explicarse ni causal ni consecuentemente. Rompen la symploké, porque aíslan y desligan los hechos de sus causas y consecuencias; renuncian a la dialéctica, porque no consideran las relaciones de contradicción implicadas en las realidades que examinan; y acaban desembocando en soluciones idealistas y trascendentes, retóricas y sofísticas, solo dables verbal y gramaticalmente, de imposible aplicación en la realidad efectivamente existente, tales como proponer la paz universal, proclamar la igualdad de todas las culturas, o exigir Justicia a Dios, al Mundo o a la Naturaleza. Son estudios que descomponen las partes al margen del todo y al margen de las demás partes que hacen posible a las primeras. Se trata de discursos retóricos que analizan sin sintetizar los resultados del análisis. Es lo suyo un regressus sin progressus. Destruyen sin construir, en un astillero de piezas ilegibles e inútiles.

A continuación, voy a examinar dialécticamente algunas de estas ideas, dadas en symploké, y fundamentales en la concepción política característica del Quijote. Mis criterios serán contrarios a los habitualmente aducidos, desde la retórica y desde la sofística, por las pseudoteorías literarias posmodernas. Me referiré, contraponiéndolas a una realidad efectiva e innegable, como es el Estado, a las ideas de Minoría y Cultura, Libertad y Derecho, Justicia y Ley, Guerra y Paz, dadas en el Quijote.





Referencia bibliográfica de esta entrada


  • MAESTRO, Jesús G. (2004-2015), «Dialéctica Política en el Quijote», Crítica de la Razón Literaria. El Materialismo Filosófico como Teoría de la Literatura, Vigo, Editorial Academia del Hispanismo (II, 5.8.3), edición digital en <http://goo.gl/CrWWpK> (01.12.2015).


Bibliografía completa de la Crítica de la Razón Literaria





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...